Una imaginación fantasiosa y siniestra

Taborea nació cuando Ayvenas comenzó a registrar sus visiones de un mundo extraordinario en un libro. Mientras escribía, el dios creó razas pacíficas y tierras idílicas para que habitaran. Pero, como todos sabemos, una historia feliz es una historia aburrida, por lo que un día tuvo un pensamiento que sería muy peligroso:

“¿Y si la historia no fuera tan pacífica?”

Este pensamiento insidioso lo consumió tanto que comenzó a pintar a Taborea en una paleta de colores más oscuros: los hombres sabios se volvieron tontos, los elfos gentiles desarrollaron tendencias brutales y los enanos gentiles fueron mimados por la codicia. Incluso las disposiciones destinadas a proteger a las criaturas de Taborea fueron torcidas y corrompidas.

Ayvenas reconoció la gravedad de su interferencia en un mundo que ya no estaba bajo su control, por lo que decidió dejar que los taboreanos escribieran su propio final de la historia. Rompió las páginas no escritas en pedazos y las esparció por toda la tierra, y así comenzó una nueva era.

Triunfo y el peligro del poder

Después de la retirada de Ayvenas, Taborea fue asediada por el vicioso Naga. Los humanos y los elfos combinaron fuerzas y, utilizando la espada élfica Arclight, entre otras armas, los aliados pudieron defenderse de los asaltantes serpentinos y confinarlos dentro de una barrera mágica.

Inspirados por su gran triunfo, los pueblos de Taborea fundaron los antiguos reinos para impartir sus conocimientos a los demás. Los humanos estaban más interesados en las runas y en las piezas dispersas del libro de Ayvenas porque, según la leyenda, estos “oráculos” podrían usarse para controlar el futuro y determinar la historia.

Sin embargo, a medida que los humanos aprendieron más, su sed de conocimiento y poder adquirió proporciones peligrosas. Intoxicados por la avaricia y ayudados por la magia arcana, algunos de ellos se transformaron en terribles demonios y comenzaron la mayor masacre en la historia de Taborea, la Guerra de Balanzasar. Una vez más, se necesitaba una alianza para restaurar la paz, lo cual lograron desterrando a muchos demonios al Vacío que habían creado para contenerlos.

El auge y caída de los Guardianes

La alianza prevaleció, pero hubo un gran número de víctimas: muchos fueron asesinados, y su conocimiento murió con ellos. Los humanos en particular habían perdido la mayor parte de su poder sobre las runas. Pero lo poco que quedaba era suficiente para crear poderosos guardianes que los protegerían del último de los demonios.

Sin embargo, en poco tiempo, Taborea necesitó protección contra estos protectores. Los guardianes amenazaron no solo a los demonios, sino a todo el mundo en general. Solo los dragones eran lo suficientemente fuertes como para enfrentarlos, pero su batalla terminó abruptamente cuando los guardianes de repente se callaron.

En la “Era del Castigo”, los pueblos de Taborea estaban en constante estado de miedo. Perdieron su conocimiento, su cultura … pero no su coraje. Los humanos que se atrevieron a comenzar de nuevo partieron hacia el continente de Kolydia, mientras que los que se quedaron se convirtieron en una raza de bárbaros. Los elfos huyeron al continente de Candara.

Una raza dividida por una antigua maldición

En Candara, los Elfos pudieron escapar de los guardianes, pero no de la “Maldición de los Elfos Gemelos”. Según una antigua leyenda, un par de gemelos crearían un gran cisma entre la población élfica. Esta profecía se cumplió una vez cuando los Elfos lucharon contra los demonios …

Y la historia parecía condenada a repetirse cuando un segundo par de gemelos nació en la familia real. Para finalmente romper la maldición, uno de los gemelos, Kentailon, decidió abandonar su hogar por el bien de su gente. Pero la grieta era inevitable: la reina no podía soportar ver a Kentailon irse solo, así que siguió a su hijo hacia lo desconocido.

Las aventuras de Sig’aylas

Mientras el hermano mayor, Yabis’an, ascendía al trono élfico, Kentailon recorrió el continente, viajando hasta la barrera mágica que rodeaba a los Naga.

Fue aquí donde el gemelo élfico, que ahora se hacía llamar Sig’aylas, se enamoró y encontró la verdadera felicidad, hasta el ataque de los Cíclopes, que devastó la tierra. En su desesperación, Sig’aylas arrancó la espada élfica “Arclight” de la barrera y con ella hizo a los cíclopes huir.

Aunque las bestias tuertas habían sido derrotadas, se despertó un peligro aún mayor: Sig’aylas había liberado a los Naga. Solo quedaba una esperanza para los Elfos: los Humanos. Entonces, una vez más, estas dos razas libraron una guerra contra las formidables hordas Naga.

El encanto del pasado

La lucha desgarradora con los Naga, y luego la prosperidad que siguió, hicieron que la gente olvidara el pasado. Solo organizaciones como el “Ojo de la Sabiduría” estaban interesadas en profundizar en la historia de Taborea.

Las investigaciones del “Ojo de la Sabiduría” en Kolydia revelaron pruebas intrigantes de secretos que acercaron a la organización a los Elfos en Candara. Y eso nos lleva al comienzo de nuestro tiempo: una era de descubrimientos …